QiGong: Cuando el alma abandona el cuerpo

De acuerdo con los practicantes de QiGong, una milenaria forma de sanación energética, propia de la medicina tradicional de China, el alma humana es el asiento de todas las emociones y sentimientos. Según ellos, el alma irradia energía en todas las direcciones, de la misma manera que lo hace el sol, y es responsable de la vida, la salud, la formación y el crecimiento del cuerpo. El alma “sabe” qué necesitamos para la sobrevivencia física en cada circunstancia.

Ustedes habrán oído muchas veces que “los ojos son el espejo del alma”, una creencia también sostenida por los taoístas que practican QiGong y una de las razones por las que sus diagnósticos incluyen un examen atento de los ojos.

El alma para la medicina china estaría compuesta de cinco espíritus o cinco Shen. Para Occidente donde las ideas que tenemos sobre el cuerpo humano proceden de la medicina convencional, la cual se centra en los aspectos físicos del cuerpo, es a veces difícil entender conceptos holísticos como los que encontramos en la medicina tradicional china. Pero para los chinos el cuerpo humano es multidimensional. Los órganos alojan dichos “espíritus” y estos espíritus configuran el alma humana.

Los cinco espíritus son Shen, que reside en el corazón; Hun, que reside en el hígado; Po, en los pulmones; Yi, en el bazo y Zhi, en los riñones. También se cree que hay emociones peculiares asociadas con cada uno de estos órganos. Sigue leyendo