Tips para atraer la prosperidad

La prosperidad se manifiesta de muchas formas – en nuestras finanzas, nuestras relaciones, nuestra paz interior, nuestra carrera. Esta prosperidad no es un regalo al azar que algunos reciben y otros son negados. Todos tenemos la capacidad de tener acceso a la fuente de abundancia del universo, y depende de nuestra actitud y nuestras acciones que esto se manifieste de una u otra forma en nuestras vidas.

Estos son algunos ejemplos de herramientas básicas para manifestar prosperidad en nuestras vidas:

Empezar el día prósperos: Prosperidad no es sólo algo tangible. Somo prósperos en la medida en que nuestros pensamientos sean abundantes, y qué mejor manera de empezar el día que concentrando la energía en prosperidad. Dedique los primeros 5 o 10 minutos de su día (apenas se despierte y aún en la cama) a pensar abundantemente – en vez de concentrarse en los problemas a resolver. Construya este hábito y notará la diferencia. Qué es pensar abundantemente? Determine que su día será maravilloso! Véase a usted mismo durante el día sonriendo y feliz! Tenga pensamientos positivos y remítase a tiempos en que se sintió en paz y contento, y reproduzca esos sentimientos. Practique ejercicios de visualización para planear su día energéticamente. De esta manera, su día empezará de la manera indicada y esta energía positiva alimentará su actitud y pensamientos. Sigue leyendo

Visualización para manifestar prosperidad

Practique esta visualización para manifestar prosperidad una vez al día por cuatro semanas seguidas.

Aprenda la visualización para manifestar prosperidad de memoria, o grábela para escucharla a diario.

Reserve un tiempo y lugar especial para su meditación, y asegúrese que no será interrumpido.

Use ropa ligera y cómoda, y gradúe la temperatura de manera que no le dé ni calor ni frio durante el ejercicio. Quítese los zapatos y medias, cinturones y accesorios.

Siéntese con la espalda recta (si le es más fácil, recostado a una pared) en una posición cómoda y relajada pero erguida.

Dedique un par de minutos a concentrarse en la respiración, de manera que ésta se vuelva cada vez más profunda y con cada exhalación su cuerpo se relaje un poco más. Sienta la tensión salir de su cuerpo a medida que respira. Sigue leyendo